Noticias

Foto blog

CONOCER LA COMPOSICIÓN DEL PURÍN PERMITE CALCULAR LA DOSIS DE APLICACIÓN

Cada vez que se recoge una cosecha, se extraen del suelo grandes cantidades de nutrientes, por lo que los cultivos deben ser abonados para garantizar su correcta nutrición y mantener el suelo con unos niveles de fertilidad adecuados.

 

Por otra parte, tanto organizaciones públicas como privadas aconsejan la utilización del purín como fertilizante orgánico, no solo por su excelente capacidad fertilizante, también para cerrar el ciclo de los nutrientes y fomentar la economía circular. Para utilizar el purín de cerdo como fertilizante debemos conocer su composición en nutrientes, el valor y eficiencia fertilizante de cada uno de ellos, las necesidades específicas de cada cultivo en cada una de sus fases de crecimiento y su productividad por hectárea. Esto nos permitirá calcular la dosis y período de aplicación más adecuados para ajustar la aportación de nutrientes a su extracción, tras lo cual, debemos utilizar un método de aplicación adecuado para garantizar una distribución homogénea.


Hoy en día hay métodos rápidos y fiables para medir la composición del purín, incluso justo antes de su aplicación, en la misma cuba que los transporta y aplica. La concentración de nutrientes por unidad de volumen de purín varia considerablemente según el tipo de explotación, principalmente a causa de las diferencias de las aportaciones de agua.

 

Composición y concentración se ven a su vez afectadas por la estratificación de fases en fosas y balsas, ya que una parte de los sólidos sedimentan en el fondo y otros flotan en la superficie, concentrándose en la parte sólida los elementos menos solubles como el fósforo y el nitrógeno orgánico.

 

Generalmente, en suelos de fertilidad normal, el elemento clave para incrementar la producción de los cultivos es el nitrógeno. El nitrógeno se encuentra en el purín de cerdo hasta en un 70% en forma inorgánica (de absorción rápida por parte de las plantas) y el resto en forma orgánica (de absorción lenta, ya que se ha de transformar), lo que lo hace apto como fertilizante de cobertura una vez nacido el cultivo, no tan solo de fondo antes de la siembra.

 

Es preferible utilizar métodos de aplicación que distribuyan el purín a nivel del suelo, como mangueras e inyectores, los cuales reducen significativamente las perdidas de nitrógeno respecto a los de abanico, a la vez que garantizan una distribución más homogénea. En muchos tipos de cultivo, con la dosificación óptima en base al aporte de nitrógeno necesario, el purín aporta más fósforo del necesario. Este tiene muy poca movilidad en el suelo, por lo que se acumula con el tiempo, lo que plantea un grave dilema a largo plazo, al representar un desperdicio de este elemento, que es clave para la agricultura y de alto valor estratégico, ya que, a pesar de ser relativamente abundante, hay muy pocas fuentes de roca fosfática y tiene un precio muy volátil. El tratamiento primario para optimizar la gestión y valorización de los purines es la separación mecánica, donde se genera una fase líquida y una fase sólida. Esta separación produce una redistribución y concentración de los nutrientes que mejora su aplicación como fertilizante y evita problemas medioambientales. Además, es el primer paso de cualquier programa de tratamiento de deyecciones ganaderas porcinas.

 

La separación mecánica consiste en pasar el purín a través de un tamiz que retira hasta el 40% de los solidos de éste, dejando solo las partículas más pequeñas, con lo que conseguimos los siguientes beneficios:

 

VENTAJAS DE LA SEPARACIÓN MECÁNICA PARA LA FRACCIÓN LÍQUIDA SEPARADA

o Reduce los costes de aplicación al minimizar el volumen de purín líquido a aplicar hasta en un 15%.

o Mejora las cualidades fertilizantes del purín al aumentar la proporción de nitrógeno por unidad de fósforo aplicada.

o Mejora sus propiedades fertilizantes en cobertura, cuando el cultivo necesita un mayor aporte de nitrógeno, al aumentar su proporción de nitrógeno inorgánico, que es de absorción rápida.

o Según la tecnología utilizada para la separación, evita contaminar el suelo con partículas impropias como plásticos, al permitir retirarlas durante la separación.

o Mejora la fertilización al hacer más fácil, rápida y eficiente la homogeneización en las balsas antes del bombeo, ya que costras superficiales y sedimentos de fondo son más fáciles de remover.

o Mejora la aplicación y reduce su coste al no ser necesario el uso de bombas trituradoras y agitadores en la maquinaria de aplicación. Ideal para ser utilizado con sistemas de inyección, mangueras en superficie, e incluso sistemas de riego.

o Facilita el cálculo de la composición de nutrientes, la aplicación y la infiltración en el terreno al nivel reticular, reduciendo las emisiones y mejorando la eficiencia de la fertilización nitrogenada, incluso como abono de cobertura en cultivos ya nacidos.

o Facilita cualquier tratamiento posterior que se quiera aplicar por su homogeneidad y ausencia de partículas grandes.

 

VENTAJAS DE LA SEPARACIÓN MECÁNICA PARA LA FASE SÓLIDA SEPARADA

o Aumenta su valor al concentrar los nutrientes en poco volumen, permitiendo su transporte a otras zonas.

o Mejora sus propiedades fertilizantes de fondo, cuando el cultivo necesita un menor aporte de nitrógeno, pero una mayor aportación de materia orgánica.

o Según la tecnología utilizada para la separación, evita contaminar el suelo con partículas impropias como plásticos, al permitir retirarlas durante la separación.

o Facilita cualquier tratamiento posterior que se quiera realizar: secado solar, compostaje, digestión anaeróbica, etc.


Leer artículo completo en https://www.rotecna.com/blog/ventajas-fertilizacion-purin-cerdo/

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK +info